Keely Hightowet, de 24 años, demandó a un empleado de la tienda T-Mobile, Sur de la Florida, quien le robó un video que ella tenía en su celular teniendo relaciones sexuales.

Ella llevó su teléfono a reparar y el empleado se quedó con su video de s3x0 Ella llevó su teléfono a reparar y el empleado se quedó con su video de s3x0

Keely había pensado que el empleado de la tienda se había enamorado de su celular, porque ya había tardado en entregarlo. Ella una vez de que el chavalo le entrega el cell, empezó a revisar todas las aplicaciones del teléfono, antes de salir de la tienda de reparaciones.

Todo iba bien, hasta que ella se dio cuenta de que el chavalo de T-Mobile, se había quedado con un video de ella, donde aparecía teniendo sexo.

Ella revisó su correo electrónico, en lugar de abrir su buzón, la dirigió a la carpeta de la papelera, donde vio un correo electrónico desconocido enviado desde su cuenta y que tenía un archivo adjunto, cuando ella abre el archivo era su video, el video donde ella salía teniendo sexo en la cama y lo peor es que, algunas partes de su rostro eran visibles.

Keely se dio cuenta de quién lo había enviado: Roberto Sánchez Ramos, el empleado de la tienda T-Mobile,en Pinellas Park.

La chavala llamó a la Policía y Sánchez se declaró culpable por delito informático y fue condenado a seis meses de cárcel.

Canal 4 - Viral 

e-max.it: your social media marketing partner